Artículo de interés: La autoeficacia como fuente de motivación


Por David Fischman (*)

El solo hecho de creer que podemos lograr alguna meta o realizar exitosamente alguna tarea nos motiva a hacerla.  Cuando sentimos que no seremos capaces, o tenemos dudas de nuestra competencia, nuestra motivación disminuye.  Las creencias sobre nuestras capacidades terminan siendo profecías que se cumplen a sí mismas y por eso debemos entender su importancia.

Nunca pensé ser escritor o columnista de algún diario.  En el colegio, en mis cursos de lenguaje estaba entre los peores.  Las creencias sobre mis capacidades de comunicar de forma escrita y oral eran de incapacidad absoluta.  Luego, estudié la carrera de Ingeniería en Estados Unidos, así que nunca tuve que aprender a escribir en castellano en la universidad.

Pero después de un proceso de cambio personal, tenía un gran deseo de ayudar a otros en su cambio.  Se me ocurrió escribir un artículo en el diario El Comercio de Perú en el año 1997.  Cuando terminé mi artículo y se lo presenté a mi esposa, me lo “destrozó”, pero con cariño.  Mi creencia era real, no sabía escribir.  Pero luego de mejorar el artículo, este fue publicado con éxito.  Seguí escribiendo con la ayuda de mi esposa y cada vez me sentía más competente en el tema.  Después de 3 meses de escribir en el diario, El Comercio me comentó que mi sección era una de las más leídas.  Esto me siguió animando a escribir, ahora estaba motivado, creía que sí podía.  Seguí escribiendo artículos, luego un libro, luego dos y ahora ya he escrito siete, además de miles de artículos.  Ahora tengo la absoluta certeza de que sí puedo escribir.

Les cuento mi historia porque está muy relacionada al concepto de autoeficacia de Albert Bandurra.  Somos autoeficaces cuando creemos en nuestras propias capacidades para organizar y ejecutar las acciones necesarias para alcanzar resultados.  Al inicio, cuando empezaba a escribir no era autoeficaz, pero fui receptivo a la ayuda de mi esposa.  Empecé con pequeños logros, como la publicación de un solo artículo.  Poco a poco fui cambiando mi creencia, a medida que el entorno me demostraba que sí podía hacerlo.

Se han realizado muchas investigaciones que demuestran que las personas que desarrollan autoeficacia con respecto a una tarea, son más perseverantes, se desempeñan mejor, son más resilientes, es decir, son capaces de ser exitosos a pesar de la adversidad y eligen objetivos de mayor dificultad.

¿Cómo lograr que nuestra gente sea autoeficaz y esté más motivada? Sin duda la forma más eficiente es la que yo viví con mis artículos y libros; la experiencia directa.  Si tenemos un subordinado que no se siente muy eficaz en alguna de sus funciones, debemos darle un pequeño reto en esa función y debe alcanzarlo con nuestra ayuda.  Debemos hacerle tener una experiencia directa con el tema y que alcance un resultado positivo.  Con pequeños logros, la persona irá cambiando su creencia y aumentando su autoeficacia.

Otra forma de aumentar la autoeficacia es con experiencias indirectas.  Por ejemplo, se hizo una investigación con señoras que tenían mucho miedo a ser asaltadas.  Se les puso a observar a una persona como ellas, pero con destrezas de defensa personal, afrontar una situación de ataque de un agresor y lograr reducirlo.  Después de solo observar el modelo, las personas tenían menos miedo y empezaron a internalizar la creencia de que sí es posible defenderse.

A veces solo observar cómo realizan una actividad personas similares a nosotros, nos hace cambiar nuestras propias creencias sobre nuestras capacidades.

Finalmente, otra estrategia que ayuda a generar creencias de autoeficacia en las personas es la persuasión verbal.  Por ejemplo cuando le decimos a nuestros subordinados que creemos en sus capacidades, que confiamos en ellos, que sabemos que ellos pueden salir adelante.  Aquí se genera el estudiado efecto Pigmalión, donde nuestras altas expectativas pueden generar una profecía que se cumpla a sí misma.

Como jefes debemos entender que las creencias de autoeficacia de nuestros colaboradores afectan su motivación y desempeño.  Debemos ayudarlos a generar creencias que les permitan alcanzar su potencial.

 (*)David Fischman es escritor, columnista y consultor internacional.  Ha dedicado los últimos años a la investigación y enseñanza de temas de liderazgo, recursos humanos y cultura empresarial.  Ha dictado conferencias y seminarios en diversos países de Latinoamérica y en Estados Unidos.  Autor de los libros: “El camino del líder”, “El Espejo del líder”, “El Secreto de las Siete Semillas”, “Liderazgo en práctica”, entre muchos otros.  A la fecha se han vendido más de 350,000 ejemplares de sus libros en el mundo.

 

Artículo extraído de www.davidfischman.com

Anterior SECURITAS Perú fue sede del Mobile LATAM Meeting
Siguiente SECURITAS Chile inaugura nuevo edificio corporativo

2 Comentarios

  1. OSCAR MOSTACERO
    14 mayo, 2013
    Responder

    MUY INTERESANTE LO DE LA AUTOEFICACIA Y ES MUY CIERTO ESO DE REALIZAR TAREAS DE MENOS A MAS Y ADQUIRIR CONFIANZA, ESO TAMBIEN DE OBSERVAR A OTRAS PERSONAS REALIZAR TAREAS QUE MAÑANA MAS TARDE NOSOTROS REALIZAREMOS ES MUY ALECCIONADOR.
    SIEMPRE ESCUCHE EL NOMBRE DEL SEÑOR FISHMAN PERO NUNCA ME DETUVE A LEER ALGUN ARTICULO DE EL, AHORA PUEDO COMPROBAR CON ESTE BREVE RELATO QUE ESCXRIBE MUY BIEN Y ES MUY DIDACTICO EN LO QUE DICE, GRACIAS SECURITAS POR PUBLICAR SUS ARTIICULOS

    • 15 mayo, 2013
      Responder

      Estimado Oscar,

      nos da mucho gusto que te interesen estos temas porque eso demuestra que tienes el deseo de estudiar y superarte en tu vida profesional. Te invitamos a que sigas bajo esa misma línea y seas un ejemplo para tus demás compañeros.

      Saludos,

      Jaime Alfaro Da Giau
      Gerente de Imagen & Comunicaciones
      jaime.alfaro@securitasperu.com

Envíanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *