Artículo de interés: Los pensamientos negativos irracionales


Por David Fischman (*)

En la vida a veces uno se siente como si fuera un saco de box y que solo recibe golpe tras golpe. Lo triste es cuando nos golpeamos a nosotros mismos.

“¿Cómo dices eso? Eres un imbécil”
“Mira lo feo (a) que eres”
“Eres un incompetente”
“Siempre metes la pata”
“Nada te sale bien”

Podríamos seguir y seguir con este tipo de comentarios. Si uno los lee y se imagina que una persona se los está diciendo a otra, suena terrible, irrespetuoso, inmoral y hasta cruel. Pero si uno los lee y se imagina que uno se los dice a sí mismo, es aún peor. Lastimosamente es muy frecuente que las personas, cuando enfrentan dificultades, sean sus propios verdugos.

David Burns y otros autores que promueven la Terapia Racional Emotiva plantean que nuestros pensamientos generan nuestras emociones. Por ejemplo, si usted tiene que hablar en público y tiene los siguientes pensamientos: “Soy aburrido cuando hablo”, “Seguro me voy a olvidar de la charla”, las emociones que le vienen son de ansiedad y temor. Estos autores plantean que muchas veces, los pensamientos que tenemos, son irracionales, son generalizaciones o tienen poco sustento en la realidad. Si tan solo pudiéramos tomar consciencia de su irracionalidad y sustituirlos por pensamientos más realistas, nuestro estado emocional mejoraría.

Por ejemplo, en el caso anterior de la persona que quiere hablar en público, el pensamiento: “Soy aburrido cuando hablo” es totalmente categórico. ¿Acaso siempre ha hecho charlas aburridas? ¿Qué evidencias tiene de que es percibido como aburrido? ¿O podría ser que la audiencia no era la correcta? En cuanto al pensamiento: “Seguro que me voy a olvidar de la charla”, ¿cuántas veces se ha olvidado de la información dando una charla? Después de hacernos estas preguntas, es probable que no seamos tan duros con nosotros y que tengamos un pensamiento más racional.

Cuando tenemos pensamientos o creencias irracionales, nos llenamos de emociones negativas y nuestra capacidad de interpretar positivamente se reduce o elimina. Justamente, una de las habilidades para tener éxito en la vida es aprender a interpretar más positivamente las adversidades.

El primer paso para manejar este tipo de pensamientos es aprender a identificarlos, y tomar consciencia de que los tenemos. Burns definió algunas categorías de este tipo de pensamientos y a continuación comento tres de ellas:

Etiquetar: Es cuando nos asignamos un adjetivo destructivo y negativo que nos categoriza y define como personas, como por ejemplo: “Soy incompetente”. En lugar de decirse a uno mismo: “No tuve éxito en esta oportunidad” o “Cometí un error”, me etiqueto como incompetente. Este es un pensamiento irracional porque nuestras equivocaciones no definen quiénes somos. Si actúo alguna vez como un egoísta, no significa que seré siempre un egoísta. Pero al poner etiquetas negativas, me lleno de emociones destructivas y no me ayuda a interpretar positivamente las adversidades.

Sobre generalizar. Es cuando asumimos que alguna adversidad o dificultad será permanente o abarcará todos los ámbitos en nuestra vida. Por ejemplo, si recibo una mala nota en un examen y me digo a mí mismo: “Nunca me va bien, en ningún curso soy bueno”. En este pensamiento estoy generalizando una adversidad a todo mi trabajo académico. Este tipo de pensamientos irracionales generan emociones de impotencia y frustración.

Visión de túnel: Es cuando solo vemos lo negativo de una situación y descartamos todo lo positivo. Por ejemplo, cuando alguien nos dice que podemos mejorar en algún aspecto y solo nos concentramos en torturarnos con ese detalle y dejamos de lado todo lo positivo que aportamos.

La próxima vez que esté frente a una adversidad, dificultad, problema, error o fracaso, observé qué se dice a sí mismo. No deje que los pensamientos irracionales controlen su vida.

(*)David Fischman es escritor, columnista y consultor internacional. Ha dedicado los últimos años a la investigación y enseñanza de temas de liderazgo, recursos humanos y cultura empresarial. Ha dictado conferencias y seminarios en diversos países de Latinoamérica y en Estados Unidos. Autor de los libros: “El camino del líder”, “El Espejo del líder”, “El Secreto de las Siete Semillas”, “Liderazgo en práctica”, entre muchos otros. A la fecha se han vendido más de 350,000 ejemplares de sus libros en el mundo.

Artículo extraído de www.davidfischman.com

Anterior Somos Securitas 18
Siguiente Nuevos clientes confían su seguridad a SECURITAS

No hay comentarios

Envíanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *